miércoles, 2 de marzo de 2011

Ordesa

Como muestra que lo nacional no tiene que envidiarle nada a lo foráneo, se encuentra dentro de nuestras fronteras el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Dicho parque lo ubicamos en la Comunidad de Aragón, más concretamente en Huesca.


Para visualizar los recuerdos de este parque me he de remontar casi dos décadas ya en el tiempo (miedo da la velocidad con la que uno envejece :-)). A mi memoria llega aquel manto verde, que a mi corta edad solo había conseguido recrearlo en alguna fotografía o en fotogramas aislados de algún documental de televisión antes de apoderarse de mi eso que llaman siesta. Heme allí, sin miedos, con ganas de descubrir lo que esa montaña escondía, una "cola de caballo" de la que todo el mundo hablaba y que no se dejaba ver por mas que profundizase en aquel camino que no parecía llevar a ninguna parte.

Resultaba extraño avanzar mas de varios metros sin sentir esos gritos protectores de "no corras que te vas a caer", "no te metas por ahí que te vas a perder", "da la vuelta ya que se nos hará de noche", etc, etc. Dada la debilidad que uno tiene ligada a la juventud anteriormente mencionada, y el sentir de las voces de caminantes de regreso, que su aventura no era inferior a cuatro horas, me hacía resignarme al borde de aquel arroyo para empaparme de lo que hasta ahora había descubierto, y alzando la vista de vez en cuando susurraba en voz baja, "hoy te has librado, pero algún día contemplaré la belleza que escondes".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada